Documento sin título
   
El gato es un depredador con un diseño casi perfecto. Su equilibrio y flexibilidad le permiten cazar presas pequeñas y huir de depredadores más grandes. El cerebro y sus sistemas nervioso y hormonal se combinan para evitar el derroche energético, permitiéndole, no obstante, las explosiones de actividad.
"El paraíso jamás será paraíso a no ser que mis gatos estén ahí esperándome."